historia

La temporada 2013/14 iniciamos una aventura, un deber que deseábamos cumplir en calidad de teatro público: la creación de una compañía estable formada por jóvenes en proceso de profesionalización. Las circunstancias más que difíciles de acceso al mercado laboral por parte de los jóvenes nos exigía, muy humilmente y con nuestras limitadas posibilidades, dar la voz a una generación de intérpretes (la que ahora está en torno a los treinta años) y que pudieran crecer al amparo del Lliure: no tan protegidos ni, de alguna manera “fura del mundo” como en un periodo de formación, ni lanzados directamente a las leyes de lo que denominamos “mercado”.
Pensada sobre todo como otro eslabón de nuestro compromiso con el oficio teatral, que incluye garantizar la transmisión de los saberes de la escena, establecimos, para esta experiencia piloto, un periodo de trabajo de dos años. Surgió así La Kompanyia Lliure. En un contexto difícil que nos llevó a meterla directamente en la dinámica de producción del Teatro. En estos dos años que ahora concluyen, la compañía formada por Laura Aubert, Javier Beltrán, Paula Blanco, Pol López, Mima Riera y David Verdaguer se ha fogueado con textos y propuestas muy distintas, ha estado en el reparto (en colectivo o compartiendo escenario con otros profesionales) de una decena de espectáculos: Recordant la Fedra; La revolució no serà tuitejada; Moby Dick, un viatge pel teatre; El caballero de Olmedo; Victòria d’Enric V; Somni americà; la trilogía Tot pels diners, y Frank V (opereta d’una banca privada). Es decir, ha creado armas desde la praxis: haciendo teatro. Todos, me parece, estamos muy satisfechos de ello.
La temporada 2015/16 abre una nueva etapa de este proyecto. Renovaremos nuestro compromiso con los demás intérpretes y en otro contexto. Y con la experiencia acumulada en estos dos años, esta vez nos planteamos el trabajo de La Kompanyia Lliure a otro ritmo, tal vez más natural. Dedicaremos un trimestre a realizar una selección abierta de sus futuros integrantes, que intentaremos aumentar en número. Más adelante, para preparar su paso a la escena profesional, dedicaremos seis meses a una serie de talleres especializados. Una temporada de barbecho y cultivo para que la renovada Kompanyia Lliure pueda acceder al escenario con sus mejores armas en la temporada 2016/17, y se mantenga en él, esta vez durante tres años.
Una aventura, un compromiso, un deseo.

 

colaboradores de
La Kompanyia Lliure