Gira tu dispositivo para visualizar esta web.

Si ves esta pantalla en el ordenador, prueba a reducir el zoom.

Es Noticia / Dossier de Prensa / 23/06/2021

L'encarregat

La premsa ha dit 
"Xicu Masó hace lo más difícil: coge este Pinter primerizo y hace que toda la acción pase a través de los cuerpos de los actores. ¡Memorable!
Andreu Gomila (Time Out)
"Magnífico espectáculo el que acaba de dirigir Xicu Masó. (···) Albert Pérez ofrece con su vagabundo la mejor interpretación suya que recuerdo, Marc Rodríguez y Carles Martínez forman una pareja de hermanos simplemente sensacional."
Ramon Oliver (Què fem?)
"Xicu Masó la ha dirigido soberbiamente en el Lliure, en óptima versión catalana (L’encarregat) de Ernest Riera, y montaje fidelísimo, que cambia tan solo las localizaciones y los nombres de los personajes. Los tres actores me parecieron formidables. Albert Pérez defiende con uñas y dientes el incómodo rol de Daunis (antes Davies), el vagabundo pelmazo e insidioso, y Marc Rodríguez clava el inquietante perfil de Miki (antes Mick), que usa las palabras como el calamar su tinta, pero quien se lleva el gato al agua es Carles Martínez como Anton (antes Aston), en un trabajo superlativo con la dulzura desolada del mejor Antonio Casal, y que te parte el alma con el famoso monólogo de la confesión: he visto muchas veces El portero, pero nunca mejor servido que por este actor. ¿Para cuándo The Hothouse?"
Marcos Ordóñez (El País)

"Profundamente tocado, después de ver L’encarregat, la obra de Harold Pinter, en el soberbio montaje que ha dirigido Xicu Masó. (···) La verdad es que nunca había visto un Pinter tan bien leído y escenificado, capaz de crear esta luz evanescente y el aire de misterio que tienen las cosas humanas. Por eso, a la hora de juzgar lo que vemos, nos estremecemos. (···) ¡¡¡Qué auténtica y verdadera maravilla!!! No premiar y dar más vida a este montaje sería ofender a la profesión teatral. Por fin el Teatre Lliure parece recuperar la esencia del su aliento."
Joaquim Armengol (Núvol)


Exquisidez en el Espai Lliure. Las obras de Harold Pinter son como la fina lluvia. Primero parece que no te mojas y, al final, siempre acabas calado hasta los huesos de un teatro que nunca provoca indiferencia. Una buena muestra de eso es la excelente versión de L’encarregat que ha estrenado Xicu Masó en el Espai Lliure (···) Pocos dramaturgos com éste precisan, exigen, ser representados por actores de primera. Albert Pérez (el indigente), Carles Martínez (el individuo que lo acoge) y Marc Rodríguez (el hermano propietario del inmueble) responden al reto de manera extraordinaria con un trabajo medido, meticuloso, en el que cuentan cada gesto y cada palabra.”
Jose Carlos Sorribes (El Periódico)

Excelente juego de equilibrios. La dirección de Xicu Masó es muy afinada y consigue que el texto de Harold Pinter se deslice fluido, manteniendo la intriga y desvelando hasta qué punto el desheredado puede llegar a ser ingrato cuando olfatea el poder. (···) Los personajes, creados hace 44 años, son tan ruínes como podrían serlo los de hoy.”
Jordi Bordes (El Punt Avui)


"Pinter construye unos diálogos entrecortados que exigen una ejecución milimétrica, naturalista sin realismo. Y vaya si Masó lo consigue, con la fluida traducción de Ernest Riera. Los tres actores, perfectamente coordinados, jugando con precisión la comicidad y el suspense de unas situaciones suficientemente normales como para resultar extrañas. Si Albert Pérez está soberbio y Marc Rodríguez brillantemente cínico, Carles Martínez nos regala una composición orgánica y unas expresiones de enorme profundidad. Muy acertado el cambio de los referentes geográficos, puesto que juega a favor del humor, el espacio escénico realista (Paco Azorín) y la iluminación (August Viladomat). L'encarregat es uno de los mejores Pinters que hemos visto porque penetra hasta la raíz del texto y lo absurdo se convierte en la cotidianeidad de todos nosotros. Gran teatro. Gran función. Imprescindible."
Santi Fondevila (Time Out)


"La atmósfera que se crea en el Espai Lliure es perfecta: una amenaza disfrazada de comedia, la violencia que sólo conocen los clowns. Albert Pérez es Daunis, el parásito –una presencia demoníaca–; Marc Rodríguez es Miki, el hermano huído a un mundo paralelo (desconectado de su drama familiar), y Carles Martínez es Anton, el otro hermano (desconectado de su mundo interior y exterior).  Entre los tres crean una férrea trama que consigue su cénit en el monólogo de Anton, cuando reconstruye al hombre que era antes."
Juan Carlos Olivares (Ara)

"La dirección de actores de Xicu Masó resulta modélica. Albert Pérez, el vagabundo rescatado del arroyo, Carles Martínez, el «samaritano» que ha pasado por un manicomio y cultiva la síndrome de Diógenes acumulando todo tipo de objetos y Marc Rodríguez, su hermano —esa mezcla de psicópata numérico y sádico humorista—, sacan petróleo de los diálogos pinterianos. Al principio de la obra, piensas que vas a ver una variación de aquel «Budú salvado de las aguas» de Jean Renoir; es decir, el indigente que acabará abusando de la hospitalidad de su benefactor. Pero, a medida que avanza la trama, el presunto caradura va siendo víctima del juego de dos peculiares hermanos. (···) No sabemos si Pinter es divertido. Pero en la «tierra de nadie» que gustaba cultivar florece el trabajo actoral. Carles Martínez, Albert Pérez y Marc Rodríguez. Masó no va de farol: se saca de la manga un trío de ases y gana la partida. Un Pinter estimulante."
Sergi Doria (Abc)


"Harold Pinter construye un cuento oscuro para retratar la condición humana: tan ambiciosa como covarde, tan generosa como ingénua, tan insultante como exigente a ser respetado. El trabajo de los actores bajo la dirección de Xicu Masó es muy bonito, mesurado. Permite que respiren los personajes sin que decaigan en caricaturas, ni en unos seres demasiado extraños. Evocan una sensibilidad que genera empatía. Todos y cada uno de ellos, pese a sus manías y palabrotas y actitudes cuestionables. En el fondo, todos son (somos) frágiles. No se lo pierdan. Y piensen que el retrato es de hace 44 años. No hemos cambiado ni pizca."
Jordi Bordes (recomana.cat)


"Harold Pinter, de nuevo. Y no es un juego de palabras. Porque esta obra ('The Caretaker') escrita por el autor inglés en el año 1959 resuena ahora como si fuera la obra de una joven promesa dramatúrgica de las que de vez en cuando se descubren por estos aledaños en los últimos tiempos. (···) Pinter se escapa de la absurdidad radical y la convierte en la antesala de una especie de realismo sucio perfumada con aires de clown, pero discretamente."
Andreu Sotorra (Clip de teatre)