Gira tu dispositivo para visualizar esta web.

Si ves esta pantalla en el ordenador, prueba a reducir el zoom.

Es Noticia / Dossier de Prensa / 06/12/2019

Emilia

Saltamos de continente. Argentina aterriza en el Lliure con Claudio Tolcachir, que ya nos fascinó con La omisión de la familia Coleman en 2009. Ahora presenta otro texto suyo que nos habla del papel clave de la infancia en la comprensión y la gestión de las emociones.

En esta historia hay un hombre (Walter) que sufrió enfermizamente la infancia, que vivió con mucho dolor el rechazo del mundo y que solo contó con su niñera como único afecto. ¿Puede ser que un hombre que solo conoció un amor contratado pueda entender por normalidad que las reglas del amor implican pagar por el afecto?
Este es Walter, que a fuerza de pasión, trabajo y recursos construyó su mundo adulto. Es una historia poblada de mentiras, de esas mentiras que se justifican por la supervivencia familiar. A diferencia de otros personajes míos, abrumados por la negación, estos seres son conscientes y a la vez víctimas de sus mentiras, pero están demasiado aterrados como para romper la pequeña estructura que armaron.
“Nadie es tan puro, no existe un amor sin condicionamientos” sostiene Walter tratando de retener a su mujer que se le escapa. Por alguna razón todos se aman. Y esa razón no siempre es el amor.
Puede enredarse en la costumbre, la conveniencia, el cansancio, la culpa, el miedo a la soledad, la esperanza perdida, la muerte que se asoma.
Aquí todos lo saben, Walter lo dio todo para tener esa familia, y no amar a quien nos dio todo puede ser muy doloroso. Y asumir la mentira y encontrarse desnudo puede serlo aun más.
Sea en esta historia quizás Emilia, la niñera, quien pueda alardear de una fidelidad amorosa inquebrantable, está en su naturaleza, y lo llevará al extremo del sacrificio trágico.
Tal vez sea la historia de niños hombres que necesitan niñera.
Una historia sobre perdedores conscientes y asustados de su condición. Y de una estructura social que está chirriando. Que se alejó de su ser más simple. Y aun está aferrada, como puede, a una imagen de sí misma.
Claudio Tolcachir

intérpretes
Malena Alterio Caro / David Castillo Leo / Daniel Grao Gabriel / Alfonso Lara Walter / Gloria Muñoz Emilia

translación al castellano Mónica Zavala / escenografía y vestuario Elisa Sanz / iluminación Juan Gómez Cornejo
 
ayudante de dirección Mónica Zavala / producción ejecutiva Olvido Orovio / dirección de producción Ana Jelín
 
producción Producciones Teatrales Contemporáneas

espectáculo en castellano
duración 1h. 30' sin pausa

19/10 coloquio con la compañía después de la función


 seguid #emilia en twitter