Gira tu dispositivo para visualizar esta web.

Si ves esta pantalla en el ordenador, prueba a reducir el zoom.

Es Noticia / Dossier de Prensa / 03/12/2020

El caballero de Olmedo

La premsa ha dit 

“La versión de Lluís Pasqual de El caballero de Olmedo no tiene nada de ortodoxa y es poco fiel al imaginario que de ella se desprende. Seguro que este es justamente el acierto del director. (···) Muy precisos los intérpretes en la dicción y el movimiento. (···) En resumen, una función muy recomendable, sobre todo para los que piensen que un clásico como este tiene demasiado polvo encima.”
Santi Fondevila (Time Out)


"Lluís Pasqual sirve una versión vivaz, poética, musical y muy depurada de El caballero de Olmedo, con las jóvenes compañías del Clásico y el Lliure. Un espectáculo casi lorquiano. (···) Me gustó muchísimo Mima Riera, porque el rol de doña Inés tiene peligrosos acentosde niña indecisa y perrohortelánica. Esta actriz me pareció muy inglesa: tiene un fraseo coloquial, naturalísimo y ceñido, y la emoción a flor de piel. La química con Beltrán es excelente. También está estupenda Paula Blanco como doña Leonor, su hermana. (···) La música es una belleza. La polifonía del comienzo, orquestada por Dani Espasa, eriza el lomo más coriáceo; las voces y las guitarras flamencas de Pepe Motos y Antonio Sánchez (a los que se une la guitarra de Collet) subrayan los pasajes líricos, clavan sus momentos álgidos, y van alzando, con toques delicados, la atmósfera de peligro y misterio de la segunda mitad. Por otra parte, las percusiones, con cajón y pandero, añaden nervio y ritmo a las escenas de la pelea, espectacularmente montada por el maestro de armas Isaac Morera."
Marcos Ordóñez (El País)
La Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico y la nueva Kompanyia del Lliure comunican, en efecto, una vivacidad fantástica a la representación, alejada del tono reverencial que parecía reclamar desde siempre un clásico castellano. (···) Con el lenguaje directo de la versión de Rico, con la simple disposición escénica de las sillas y el tablado, con los aires vigorosos de una interpretación sin puntos débiles y, finalmente, con la contundencia que respira la escenografía de Paco Azorín, el espectáculo, justo al empezar, se ve invadido de una atmósfera poética, oscilante sin llegar a desaparecer en ningún momento, que se contagia de la tensión ambiental, propicia a los estallidos conflictivos y, naturalmente, a la tragedia final. (···)  Con la muerte de Don Alonso –espléndido Javier Beltrán– asistido por Tello –eficaz y polivalente Pol López– termina la función, acogida la otra noche con una larga ovación, con bravos y casi todo el público en pie.”
Joan Anton Benach (La Vanguardia)

La Sardà se mueve con su particular empatía hacia el público, haciendo una Fabia nada oscura, más bien liante.También es una bonita oportunidad para Mima Riera, que junto a Javier Beltrán firman  una pareja de enamorados pasional y muy creíble. Pero es una lástima que el trabajo de Pol López repita haciendo un Tello cómico, con acento andalúz y gallego en el engaño al padre de Inés. Pese a divertir, es una oportunidad perdida para mostrar un López más profundo. Tambié David Verdaguer debe contentarse con un papel demasiado secundario, sólo compensado con la interpretación de un tango, a modo de entremés. Tal vez no es la mejor oportunidad para formar unos actores, darles tan corta réplica.”
Jordi Bordes (El Punt Avui)


“Si todos los espectáculos puede decirse que son de autor-director, éste lo es todavía más. Lluís Pasqual ha hecho suya la reinterpretación que Lope de Vega escribió a partir de la seguidilla del romancero popular 'La flor de Olmedo' y, con cierta impresión lorquiana, lo ha catapultado a una mirada escénica trangresora y contemporánea. (···) Rodeada de tanta gente joven, Rosa Maria Sardà (la alcahueta Fabia, una especie de Celestina tradicional) se encuentra como pez en el agua. (···) Aquí, la madraza de la compañía se encarga, además, de romper el hielo con los espectadores y ejercer de maestra de ceremonias.”
Andreu Sotorra (Clip de teatre)
Un ejemplo magistral de cómo se puede montar Lope de Vega potenciando sus inconfundibles cualidades expresivas y sabiduría dramática, prescindiendo de los finales postizos que imponía en su época. Lluís Pasqual ha urdido una puesta en escena ágil y fresca, a ritmo de flamenco, con un reparto joven y entregado, que sobresale en los roles femeninos (exquisita Mima Riera) y con un Pol López camaleónico, divertido, admirable. Sobriedad absoluta en la escenografía de Azorín y versátil acompañamiento musical.”
Francesc Massip (recomana.cat)
“La versión de Lluís Pasqual que parte de la de Paco Rico, ha conservado todo el texto, excepto ocho minutos y ha añadido la escena final. Todo se basa en el flamenco, la guitarra, el baile, en un movimiento escénico muy brillante, con una música muy bien harmonizada con las escenas. No es tanto la historia de la comedia de Lope de Vega lo que más interesa. De hecho, a menudo no entendemos del todo el desarrollo de la acción, pero todo el conjunto constituye un espectáculo vivo y brillante, tal vez con toques lorquianos que permite lucirse a los actores y actrices, los cantantes de flamenco y los músicos y en la que, por supuesto, no es indiferente la presencia de Rosa Maria Sardà como alcahueta y pivote de muchos momentos. Brillan Mima Riera, la protagonista, el "gracioso" Pol López, también Francisco Ortiz... y sobre todo, las voces y guitarras de Pepe Motos y Antonio Sánchez, y también las percussiones y el "cajón" que dan ritmo a las escenas de la pelea. El espectáculo, de 80 minutos de duración, no es para amantes del teatro clásico español, pero sí lo es para amantes del teatro, moderno, dinámico y creativo.”
María José Ragué (recomana.cat)
"Una función que comienza como si se tratara de un ensayo con ropa de calle en el ámbito de una peña flamenca, con rupturas de la cuarta pared y colegueos con el público, y se adensa y embellece según avanza. (···) Perfecta la química entre los enamorados Inés y Alonso (Mima Riera y Javier Beltrán), impecable la celestinesca Fabia de Carmen Machi, poderoso el malvado Rodrigo de Francisco Ortiz y muy gracioso el Tello de Pol López, pese al cerradísimo acento andaluz que le han colgado a su personaje."
Juan Ignacio García Garzón (Abc)

"Brillante, en su concepción escénica, como ese sol y esa luna enorme y lorquiana que hace salir proyectados en el día y la noche claves en que se desarrolla la obra; pero neblinoso en lo que de verdad debe brillar un clásico: el texto. Así es El caballero de Olmedo que dirige Lluís Pasqual, uno de los directores más interesantes de nuestros escenarios. (···) Francisco Ortiz compone un Don Rodrigo, el villano de la tragicomedia, oscuro y poderoso, y una entregada Mima Riera transmite verdadera emoción como la enamorada Doña Inés."
Miguel Ayanz (La Razón)


"Este texto de Lope es el más hermoso, el más enraizado en la lengua castellana de todos los suyos. Pasqual ha hecho de este monumento de la lengua castellana un ejercicio de austeridad."
Javier Villán (El Mundo)


"La puesta en escena, salvo por las licencias musicales y un par de discretas proyecciones, es puro texto e interpretación. (···) Los jóvenes actores muy en su sitio, sin excepción. Muy bien los protagonistas, Riera y Beltrán, y el gracioso, Pol López. Espectacular Francisco Ortiz, al que ayuda el agradecídisimo papel de supervillano."
P. J. L. Domínguez (Guía del Ocio)