Gira tu dispositivo para visualizar esta web.

Si ves esta pantalla en el ordenador, prueba a reducir el zoom.

Es Noticia / Dossier de Prensa / 24/10/2020

temporada 20/21

Querido público,
 
en primer lugar, quisiera recordar a los que ya no están y abrazar a todos los que han sufrido pérdidas. Quisiera agradecer también el esfuerzo de todas las personas que han estado en los últimos meses dedicando todas las horas del mundo a frenar esta  pandemia. Y también el de los que, sigilosos, trabajan en la reconstrucción constante de los tejidos social, cultural y educativo.
 
De la pasada temporada, hemos aprendido la valentía del riesgo, el conocimiento de los márgenes y la inteligencia de un mundo que nos escupe del sistema. Hemos tomado nota de ello para seguir acercándonos a vosotros, muchos de los cuales habéis pisado esta casa por primera vez, y a otros que seguís manteniendo el fuego formando parte de nuestra identidad. Todos somos el Lliure. Ahora no se trata de no ser quien no somos. Se trata de empezar a pensar como nunca lo habíamos hecho, buscando  lo extraordinario en lo ordinario, y permitir el disenso.
 
Deseo compartir con vosotros este nuevo horizonte cultural que nos ayudará a avanzar. Esta nueva Temporada 20/21 del Teatre Lliure no se desentiende de vosotros sino que, al contrario, desea acompañaros de la mano por nuevos caminos.
Unos caminos que nos traerán, además, preguntas para aprender a vernos desde otros ángulos, y que nos ayudarán a sostenernos de un modo que jamás hubiéramos pensado ser capaces de hacerlo.
 
Muchas preguntas nos han movido a la hora de confeccionar tota la Temporada 20/21. Os la serviremos, sin embargo, siguiendo las estaciones del año, para que podamos vivir más pausadamente y de manera positiva en la intermitencia y la incertidumbre, y  crear a su vez un rincón del mundo más sostenible. Esta temporada empezaremos a reflexionar juntos sobre la familia, el cambio climático, el suicidio, el fascismo, la juventud y la enfermedad del sistema, el duelo y la fiesta, las verdades y las fábulas.
 
Una sociedad que no permite las opiniones no se puede denominar demócrata. Por eso defensamos el diálogo intergeneracional y el desacuerdo, sin que dependa de la edad. Aprendiendo unos de otros en la diversidad de opiniones, afrontamos todas las enfermedades de nuestra sociedad y su parte más oscura, y le ponemos remedio y cuidados sólo con la cultura como un derecho fundamental.
 
Las líneas internas que mueven la programación resonarán de un modo u otro en nuestro interior en todas nuestras acciones: en las obras de teatro presenciales, pero también en exposiciones, coloquios, escuelas, mesas e, incluso, en la nueva Sala online que ofrece la programación digital del Lliure. Acciones culturales presenciales, digitales y transversales que acaban de dar sentido al Teatre Lliure como espacio físico de encuentro social y contenido escénico.
 
El Lliure, por tanto, brillará con contenidos para una única generación: una generación sin edades. La de las personas que han aprendido a convivir con la incertidumbre. Y que lo hacen con la sonrisa de los críos y la experiencia de los mayores. A todas ellas, las auténticas protagonistas, me gustaría dedicar esta programación 20/21.
 
Juan Carlos Martel Bayod
Director de la Fundació Teatre Lliure - Teatre Públic de Barcelona