al intentar explicar...

Al intentar explicar esta temporada acuden a mi mente, porque el recuerdo que tengo de ellas es muy vivaz, unas palabras de Eduardo Galeano que tocan nuestra vida y el teatro muy de cerca: “Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos”.
La temporada 2015/16 es, por un lado, el fruto de muchas complicidades artísticas que han ido produciéndose en las cuatro temporadas anteriores y, por otro, como no podría ser de otro modo, contiene una bona parte de las inquietudes, de las preguntas que deben ser la semilla que nutrirá buena parte de los hilos de nuestra programación futura. Una temporada con 31 espectáculos, 20 de los cuales son de autoría contemporánea. Una temporada que contiene una mirada fuertemente política de la sociedad, correcta y en muchos casos benéficamente incorrecta.
Puesto que la primera de las complicidades nos la marcan los espectadores, volvemos a programar El rei Lear, El curiós incident del gos a mitjanit y Rhum porque en los tres casos sus entradas se agotaron a gran velocidad, como sólo suele ocurrir con algunos fenómenos del mundo de la música rock. Y por lo tanto, es obligado corresponder a la complicidad y volver a presentarlos, a sabiendas que —misterios del teatro— a veces es más complejo remontar un espectáculo que dar a luz a uno nuevo!
El diálogo con los artistas que nos acompañaron en el imaginario viaje de ida Barcelona-Buenos Aires de la temporada que ahora terminamos tiene un viaje de vuelta en el espectáculo que hemos coproducido con la compañía T de teatre y que abrirá la Sala Fabià Puigserver, Premis i càstigs, dirigido por el argentino Ciro Zorzoli, un creador que parece llevar como equipaje la fuerza y la energía del teatro y de la ciudad que lo vieron nacer. También nos visitaron los napolitanos: nos quedaron las ganas de que Toni Servillo volviera a pisar el escenario del Lliure y así lo hará con La parola canta, y nos hicieron renacer el deseo de pasar algunos meses con las palabras y la poesía de Eduardo de Filippo: así lo haremos con dos de sus textos, uno de juventud —Uomo e galantuomo— y uno de madurez —La grande magia.
Se añadirán otros que ya han sido en varias ocasiones compañeros de viaje de estos años, como Jordi Casanovas con su último espectáculo Vilafranca; Alberto San Juan, que nos traerá una de las propuestas del Teatro del Barrio que él tira adelante, en este caso El rey, y Marc Montserrat nos permitirá estrenar la primera versión de Relato de un náufrago de Gabriel García Márquez. Mario Gas llegará con un Pinter inquietante, Invernadero, en la versión de Eduardo Mendoza, y también contaremos con Pau Carrió y Sergi Belbel, que han decidido llevar cada uno una gran tragedia —Hamlet y María Estuardo respectivamente— al espacio íntimo y fraterno del Lliure de Gràcia para que podamos hermanarnos con unos seres de tanta altura. Y Helena Pimenta con uno de los textos más revolucionarios de toda la dramaturgia europea del siglo XVII: El alcalde de Zalamea. y José Antonio Portillo, que volverá a desplegar su poesía para nuestros pequeños espectadores con su Biblioteca de cuerdas y nudos, a la que se añadirá una nueva instalación, la Biblioteca de ruidos y sonidos. Y a los más pequeños, Joan Arqué les contará historias urdidas por Italo Calvino en El baró dels arbres, y también Con la bambola in tasca, de la mano del Teatro delle Briciole, una de las mejores compañías europeas de teatro para niños.
Josep Maria Flotats regresará al Lliure de Gràcia, que aún guarda en sus paredes las olas de magnífica energía de su Eduard II del año 1978, con un texto de Jean-Claude Grumberg, Ser-ho o no (per acabar amb la qüestió jueva). Y nos honora que Robert Lepage viaje a Europa con su último espectáculo 887 y tenga por primer puerto de llegada al Estado español la Sala Fabià Puigserver. Y estamos muy felices por poder ofrecer un espacio a dos actrices como Laia Marull y Clara Segura para que, cada una con su monólogo y de la mano de Allegra Fulton y de Marc Martínez, nos descubrirán a dos mujeres tan diferentes como apasionantes con las palabras de dos de las autoras contemporáneas que tenemos la fortuna de incorporar a nuestro repertorio (Jennifer Tremblay y Marta Galán Sala). Y más gente que vuelve, como Llàtzer Garcia y la compañía Arcàdia con su nueva propuesta tras La pols, Sota la ciutat. Esta colaboración con las nuevas compañías es una de las constantes de estos cuatro años (hasta un total de dieciocho han pasado por el Lliure) que ha dado paso a una nueva mirada generacional y a un nuevo diálogo con nuestros espectadores.
El Teatro de la Ciudad es una espléndida aventura teatral y ciudadana que lidera un grupo de magníficos artistas, cada uno con su mirada pero con una propuesta que se pretende a su vez conjunta y que reúne a amigos de la calidad de Miguel del Arco, Alfredo Sanzol, Carmen Machi, Andrés Lima, Aitana Sánchez-Gijón… y que nos traen en una sola propuesta tres espectáculos: Antígona , Medea y Edipo rey, tratados por autores contemporáneos, que abren un tema que desaríamos desarrollar: los mitos con los que el teatro ha contribuido a la Historia de la Literatura.
Otro hilo del que tiramos para construir una futura reflexión teatral es mucho más conmovedor: aquellos fenómenos que agrupamos bajo el nombre genérico de violencia y poder. Con este tema abriremos nuestra temporada con dos textos de Stefano Massini: CrecEnUnSolDéu, que nos hará llegar Rosa Maria Sardà, y Dona no reeducable, encarnado por Míriam Iscla. Y con el mismo tema cerraremos la temporada, esta vez con un texto irlandés, En veu baixa de Owen McCafferty, un autor también nuevo para nosotros y que dirigirá Ferran Madico con Francesc Garrido y Oscar Rabadán en el reparto.
Otro tema que se apunta pera desarrollar en el 2016, el año de nuestro cuarenta aniversario, es la observación de los cambios en los comportamientos sociales y artísticos ante las nuevas realidades paralelas que vamos creando y que empiezan a condicionar fuertemente nuestras vidas. Jennifer Haley, con L’inframón nos proveerá de palabras y situaciones que Juan Carlos Martel dirigirá en la sala de Gràcia en una coproducción con el Festival Grec 2016.
Por otro lado, estamos preparando tres veladas dedicadas a la belleza de la lengua catalana, a través de algunos de los poemas más representativos de nuestra historia.
Treintiún espectáculos: 9 nuevas producciones propias, 5 nuevas coproducciones, 3 reposiciones y 14 espectáculos invitados.
Hemos vuelto a rellenar las cuadrículas de actividad, es decir, de teatro. Y nos sabe mal la cantidad de proyectos que hemos debido dejar de lado por falta de espacio, de medios… Y aun así, todavía esperamos, como en las últimas temporadas, poder hacerle un hueco que ahora nos parece imposible y acoger aquellos brotes inesperados que nacen en forma de teatro durante la temporada sin haber sido previstos por nadie, y que necesitan un lugar para poder estallar o para tener un estallido más, necesario en una trayectoria larga. Hasta aquí hemos podido llegar. Ahora nos toca hacer teatro. Ojalá os haya espoleado la curiosidad y os atreváis a salir de casa, y os arriesguéis a juntaros con otros para compartir unos momentos que aspiren a daros en el corazón, porque desde el corazón están pensados.
Lluís Pasqual